Un año de aprendizaje y grandes amigos

Creo que cada persona que pasó por la Pre A en 2018, se va a acordar de este año como una gran etapa de sus vidas y eso es lo que más rescatamos de esta experiencia.

 
Cuando decidimos entrenar al equipo allá por Enero de este año, sabíamos que iba a significar mucho laburo, dejar de hacer un montón de cosas y sacrificar otras, pero todos quisimos mandarnos igual para devolverle al club un poco de lo que nos dio durante nuestras vidas.
 
Hoy los 5 nos sentimos unos privilegiados de haber podido colaborar desde este lado. Nos vamos a quedar con los mejores recuerdos y, sobre todo, una enorme cantidad de amigos que disfrutamos a pleno cada lunes, martes, jueves y sábado del año, siempre poniendo al club como prioridad y ante todo.
 
Como entrenadores, siempre intentamos mantener el grupo unido, que haya buena onda y sentido de pertenencia. Creemos que es la base para cualquier grupo humano. A partir de ahí, pusimos mucho foco en la repetición para que nuestro plan de juego sea efectivo.
 
No queríamos descollar ni jugar el rugby más vistoso del mundo, sino hacer lo importante de manera excelente. Usando la defensa como bandera y no saliéndonos mucho de lo practicado en la semana sabíamos que nos podía ir bien.
 
El resto del mérito es entero de los jugadores. Desde el primer día cada jugador que paso por el equipo se brindó al 100% y se integró de la mejor manera.
Gracias a un muy buen grupo de referentes y a un capitán que resultó ser excelente, se logró que los jugadores defiendan esta camiseta de una manera increíble. Hubo partidos que la defensa fue una locura, me acuerdo de los 4 partidos con Hindu o las victorias con CASI y Alumni en el club, donde a nadie le sobro absolutamente nada. Esa era nuestra principal premisa antes de cada partido.
 
Queremos en esta oportunidad agradecer. Agradecer al club por darnos la oportunidad, a los jugadores por la buena predisposición y el laburo a consciencia y a todos los que apoyaron al equipo durante el año. Nunca nos vamos a olvidar del 2018 en el club.
 
Por último, pese al dolor de no haber podido terminar el año campeones como estábamos convencidos que lo íbamos a terminar, si podemos decir que no nos guardamos absolutamente nada.
Hicimos caso a nuestra principal premisa y no tenemos nada que reprocharnos. Por que cómo dice un amigo, lo que te guardas en el bolsillo se pudre…
 
 
VAMOS CUBA!
 
Por Francisco Chiappe

Su opinión nos interesa