¿Quién dijo que no es posible? Conocé la historia de dos protagonistas de la Fundación que lograron torcer el destino

Belén Sánchez e Iván Quiroga fueron parte de los programas educativos de la Fundación y nos demostraron que con apoyo y esfuerzo todo es posible.

 
El pasado 28 de octubre vivimos junto a dirigentes, donantes, voluntarios, y 180 familias del club una noche muy especial: el evento anual, esta vez virtual, sirvió para recaudar fondos para los programas, y presentar desde la Fundación todo lo realizado en 2020, y cómo continuamos con nuestras actividades a pesar del contexto.
 
Un momento especial de la noche fue la presentación de las historias de dos egresados de nuestros programas: Belén Sánchez e Iván Quiroga, ex participantes de Deporte y Valores y Oficios respectivamente. 
Ellos, primero a través de un video y luego de manera presencial en la reunión de Zoom, compartieron sus trayectorias y experiencias, y contaron cómo se sentían al haberse desafiado a sí mismos y perseguir sus sueños hasta lograrlos.
 
Belén llegó a la Fundación en 2011, a partir de una compañera de colegio. Desde ese día, hasta que finalizó sus estudios secundarios, fue parte del Programa Deporte y Valores en Villa de Mayo. Hoy se encuentra a un año de recibirse de Abogada.“Mi orgullo es ser la primera en mi familia estudiando una carrera universitaria y al borde de finalizar. El compromiso y el esfuerzo, desde que la Fundación me ofreció la beca de estudio y a través del Programa fueron las palabras que me acompañaron en toda la carrera y que sigo aplicando hasta hoy en día. Me gustaría devolver todo lo que me dieron y creo que una de las formas de demostrarlo es recibiendome y no abandonar” contó en el encuentro virtual.
 
Ivan conoció el Programa Oficios a través de las redes sociales, y se sumó al Curso de Reparación de Celulares. En diciembre de 2019 recibió su certificado oficial en Fátima.
“Me da mucha alegría haber conocido la Fundación porque nos brindaron las herramientas, los celulares, y el profesor que tuvo mucha paciencia para enseñarnos. Me acuerdo que un día me comentó sobre un anterior alumno que había abierto un local y ahí me pregunté ¿por qué yo no puedo hacerlo? Hoy es una realidad. Expresó Ivan, hoy dueño de un local de reparación de celulares en Manzanares.
 
El trabajo solidario implica múltiples desafíos, y la Fundación del Club continúa con el mismo objetivo que hace 15 años: acompañar y alentar desde la educación el futuro de las familias en situación vulnerable de Fátima y Villa de Mayo.
 
¡Gracias por elegir estar presentes #MasCercaALaDistancia en nuestro evento virtual y permitirnos seguir siendo red y apoyo de familias vecinas al Club!
 

2 historias, un futuro, Belen e Iván

Su opinión nos interesa

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
7 + 2 =