Los Gimnastas del Alba, habitues de Viamonte, en el Tronador

Ellos se animaron a desafiar la montaña, tienen entre 50 y 80 años, cubanos tenían que ser. Felicitaciones

El programa de cuatro días se desarrollo en un ambiente de gran camaradería, acompañado de condiciones climáticas excelentes: cielo despejado, sol a pleno y temperaturas frías a frescas en el amanecer y cálidas a calurosas a medida que avanzaba la jornada.

 

Partimos hacia Pampa Linda a las 19.00 del sábado donde pernoctamos. Al día siguiente, a las 9:30 comenzamos el primer día de caminata. El objetivo era el Refugio Otto Meiling donde arribamos a las 18.00. Al otro día, a las 7.30, muy temprano, iniciamos la caminata hasta el refugio Rocca, atravesando el glaciar Alerce y descendiendo por laderas nevadas entre montículos de piedras.

Al día siguiente atravesamos el amplio valle hasta la laguna Frías, caminando por senderos angostos rodeados de vegetación tupida y teniendo que sortear todo tipo de obstáculos: puentes angostos, una profusión de lodazales donde enterramos los pies hasta los tobillos, arboles caidos. Llegamos a Puerto Frías a las 16.00 y a Puerto Pañuelo a las 20:30 haciendo el trayecto de vuelta de la tradicional excursión lacustre “Puerto Blest – Laguna Frías”. Rápidamente nos subimos a la Sprinter que nos llevó al aeropuerto para tomar el avión programado para las 22.20.- Misión cumplida.

Alberto Pomato, uno de los expedicionarios del grupo Los Gimnastas del alba.  

Su opinión nos interesa

1 + 0 =