Escalada en roca en el Cerro Catedral

La familia Fuentes, entre el 25 y 29 de enero, fue parte del Programa de Montaña organizado por la Capitanía de Esquí y Andinismo de CUBA.

La familia Fuentes, conformada por Daniel y sus hijos Azul (17) y Facundo (13), este verano fueron parte del Programa de Montaña organizado por la Capitanía de Esquí y Andinismo de CUBA, tomando como punto de partida la sede Catedral, conocida como el Refugio. Con caminatas, aprendizajes mínimos de escalada en las agujas del Frei, vivac a la intemperie, y visita a algunos refugios de montaña con la instrucción de Iván Bonacalza, disfrutaron de privilegiados paisajes y días excepcionales.

 

“Le experiencia fue muy positiva tanto desde el punto de vista didáctico como el de diversión. Si bien la meteorología obligó a retrasar la salida programada en casi una semana, el tiempo que gozamos después de la tormenta fue ideal para las caminatas de montaña: temperatura templada, poco viento, extinción casi total de los tábanos, por mencionar algunas.

 

La salida fue el domingo 26 de enero, desde el estacionamiento de la Villa Cerro Catedral, donde se inicia la picada al Refugio Frey.  Se sumaron a la caminatas hijos y sobrinos de Iván que están en la franja etaria de Azul y Facundo, lo cual hizo mucho más entretenido el camino. La mayor parte del equipo general (carpas, alimentos, equipo de cocina, etc.) lo porteaba Iván, por mi parte llevaba las bolsas de dormir y los chicos llevaban su equipo personal y sus colchonetas en sendos mochilines.

 

A medio día llegamos al Puente del Van Titter, donde aprovechamos para almorzar unos deliciosos sándwiches preparados por Leopoldina, en la Sede “Refugio” Cerro Catedral y de postre unos scons de la misma procedencia. Un par de horas después arribábamos al Refugio Frey, donde establecimos campamento a sotavento de unas pircas ya construidas.

 

Esa noche no fue fría, sin luna, muy calma y despajada, lo cual la hizo especialmente apta para la observación de las estrellas, estrellas fugaces y otros astros. Facundo y los hijos y sobrinos de Iván hicieron vivac en una tarima que se encuentra al borde del la laguna, mientras que Azul y yo estuvimos fuera de la carpa por mucho tiempo, sobre colchonetas recostados viendo el cielo. Era muy gracioso notar que gran parte de la gente que estaba en el Frey estaba viendo apreciando lo mismo, dado que cada vez que pasaba una estrella fugaz, se escuchaban varias ovaciones desde distintos puntos de las proximidades del Refugio Frey.

 

Fue una suerte haber disfrutado de esa noche hasta muy tarde dado que la noche posterior no se dieron las condiciones de temperatura y viento. Es realmente maravilloso comprobar que se puede “ver” solamente con luz de estrellas.

 

El día siguiente fue destinado para actividad de top rope en las cercanías del filo Brecha Negra. Allí, Iván junto con sus hijos más grandes (profesionales de la montaña también, que se encontraban en el Frey cuando arribamos) habían instalado una cuerda en una ruta apta para esta modalidad de ascenso. Con una instrucción previa, comenzó la actividad que se prolongó durante todo el día. Se almorzó en el lugar con una vista excelente de la laguna Schmoll y el Refugio Frey.

 

Ya al terminar el día, en una actividad ajena a la escalada, Facundo se dobló el tobillo. Iván lo asistió con una inspección y luego con la aplicación de nieve para evitar la inflamación. Al no estar dolorido, bajó asistido con los bastones hasta la laguna Toncek y de allí caminando casi normal  y con cuidado, hasta el Refugio Frey.

 

Afortunadamente, en el equipo que habíamos dejado en la carpa, había una tobillera de Neoprene con férulas de aluminio, elemento que vino muy bien en la bajada del día siguiente.

 

Si bien el plan original era continuar para el Valle del Rucaco y posterior arribo a Laguna Negra (Refugio Italia), cambiamos los planes en función de las nuevas capacidades de las personas. Por lo tanto, al día siguiente, luego de una noche muy ventosa (la carpa del club aguanta muy bien esas condiciones), decidimos comenzar a volver por el arroyo Van Titter, pero en lugar de volver a Villa Catedral en la bifurcación del inicio del bosque quemado, tomamos para el sur para ir a Playa Ortíz y luego costa sur del Lago Gutiérrez.

 

Comimos un muy buen almuerzo en la Playa, disfrutando de postre todo el chocolate que nos sobró (estaba destinado a reponer glucosa en las largas caminatas proyectadas), para continuar a la costa sur del Lago. Arribamos a media tarde a la Playa de Los Baqueanos, donde nos estaba esperando el transporte para acercarnos nuevamente al punto de origen El “Refugio” de Villa Catedral.

 

Desde Luego en este corto relato no están comentadas las deliciosas comidas multiplatos preparados por Iván (té, café, salame, queso, pan casero, salchichas, pizza del refugio, etc.), ni las noches de 10.000 (juego de cartas) que los chicos ganaron a otros concurrentes del refugio, ni la camaradería con personas de todo el mundo que se juntan en lugares tan apartados de la civilización para disfrutar de una misma pasión: la montaña".

 

Agradecemos a Daniel Fuentes por su comentario. 
Para ver más fotos, ingresar en:
https://www.facebook.com/CUBAEsquiyAndinismo

 

Su opinión nos interesa

4 + 2 =