365 días después

Los cadetes de CUBA visitaron a Miraflores por la fecha 9. Se sienten cómodos, es evidente. Hay un par de jugadores que tienen algo con esta cancha, una especie de química.

Un martes a la mañana se complica. No es tan fácil como levantarse un domingo e ir al fondo en bici. Pero no puede ser. Basta. No puede ser que jugadores de experiencia, que referentes del plantel, no encuentren cómo ir al partido. Salían autos de capital y de fátima, no hay justificación. 
 
Por suerte CUBA cuenta con jugadores que se levantaron un feriado a jugar. Tan justos que eran 11. Ni uno más ni uno menos. Varios llegaron justos de tiempo, pero allí estaban, listos para jugar. Allá en Miraflores. El año pasado habíamos ido en este mismo feriado, un lunes, a jugar contra el mismo rival. Ese día Cana y Manupo habían sido figuras. Cómo olvidarlo.
 
 
Arranca el duelo. Poco juego, mucha lucha. En una jugada aislada, Peter tira un pelotazo largo que Cana convierte en arte. Pasa a un par corriendo por la derecha. Rastrón atrás para que Rafa concrete el 1-0 parcial.
 
"...El primero un golazo de Lucas Canale que vió al arquero adelantado y no dudó..."
 
"...El segundo fue un gran desborde de cana..." decían los diarios el año anterior. 
 
 
Luego del entretiempo, el equipo estaba exhausto. Sin suplentes y habiendo corrido sin parar, CUBA aguantaría. Otra vez, como hace exactamente un año, el salvador sería el arquero, Manuel. Con 4 tapadas decisivas, cerraría el duelo en favor del equipo visitante. "...Y de no haber sido por la figura del partido, Manuel Pollitzer, que atajó 5 pelotas claves y recibió una patada en la cara, no se hubiesen traído los 3 puntos..." - Las palabras de la crónica de aquel 20 de junio de 2016 en cancha de Miraflores.
 
 
Así, con la entrega que caracteriza a este equipo desde hace ya año y medio, CUBA volvió a triunfar en Miraflores 365 días después. Nuevamente, de la mano del 9 y el 1, quienes claramente, algo tienen con esta cancha.
 
 
Aquellos que no vinieron, agradezcan, sus compañeros ganaron un partido durísimo. 
 
 
El domingo será un día muy especial, no importa con quién se juega, el domingo aterriza el avión de Bardi. Dejen todo, será el último domingo sin Román, el mufa. 
 
 
 #365DiasDespues
 
 
Por Felipe Pollitzer