Vallecitos invernal. Cerro Stepanek

Ascensión de Facundo Beltrán, Santiago Cornejo Saravia, Santiago Palma y Sebastián Paz

 
En nuestras latitudes los Apus (quechua) son montañas vivas. Desde épocas preincaicas en varios pueblos de los Andes, se les atribuye influencia directa sobre los ciclos vitales de la región que dominan.
 
¿Qué buscamos cuando nos proponemos tal objetivo? Acercarnos a lo divino; un mero objetivo deportivo;  compartir momentos de calidad con un otro; un largo paseo por la naturaleza; disfrutar lo simple de un buen abrigo junto a un plato de comida. Creo que coincidentemente son muchas de las cosas que encontramos cuando vamos  al club.
 
Vallecitos
 
El viernes 29 de junio, la Capitanía de Andinismo personificada en los socios Facundo Beltrán, Santiago Cornejo Saravia, Santiago Palma y Sebastián Paz, partimos a las 19.00 desde Núñez hacia la provincia de Mendoza. Auto del Coloso (Santi Cornejo)  a tope de equipamiento para nuestra escapada invernal. Buscamos probarnos físicamente en el frío, la altura y sobre todo como equipo. Siguió una noche larga, manejando por turnos y con la responsabilidad que la ruta amerita. Ruta 8 para evitar el corte de la Laguna Picasa para luego empalmar con la 7.
 
En unas 13 horas estábamos en Las Vegas, Mendoza. Localidad de menos de 400 habitantes. El sábado 30 de junio vimos el partido de la Selección Argentina de fútbol en un polirubro que también era confitería y restaurante. La derrota frente a Francia es para otra historia. Mientras tanto nosotros andabamos felices, jugando nuestro propio partido.
 
Vallecitos se encuentra ubicado a 80 kilómetros de la ciudad de Mendoza, en el departamento de Luján de Cuyo y a 2900 metros de altura. Entre el majestuoso paisaje de la Cordillera de los Andes y al pie del Cordón del Plata, que alcanza los 6200 metros de altura en su cumbre principal.
 
Si hay un cerro que domina en Mendoza, ese es El Plata. El Cordón no pertenece ni a la cordillera del límite o Cordillera Principal, donde está el Aconcagua, ni a la antigua Precordillera, sino que está entre ambas, constituyendo junto a la Cordillera del Tigre la denominada Cordillera Frontal. Es geológicamente la más nueva, y por eso sus montañas son las más esbeltas de los Andes Centrales.
 
Fue el primer centro de esquí de la provincia y hace 10 años que no tiene nieve. Mucho dirían que es producto del “cambio climático” cuando otros desconocen siquiera el propio término. Lo cierto es que el centro: hoteles, depósitos, aerosillas, restaurantes y demás se encuentran en estado de total abandono.

En Verano, sus refugios son ocupados por andinistas de todo el mundo para realizar escaladas a la cumbre de El Plata o a sus montañas vecinas. Otros preparan la aclimatación fuera del Parque Nacional Aconcagua para luego intentar el ascenso al cerro homónimo.
 
Muchos reconocen en Vallecitos a uno de los pocos paisajes relativamente "alpinos" del país; Donde se combina altitud, montañas realmente grandes, hielo y verticalidad. Es un punto medio entre las grandes distancias y suavidades desérticas de la alta montaña del Noroeste y las concentradas y rectas moles de granito de la Patagonia.
 
Esta zona desde junio de 2011 está declarada por Ley Provincial como Área Natural Protegida Cordón del Plata. Este proyecto llevaba más de 15 años de trámites. Comprende la región montañosa de los departamentos Luján de Cuyo y Tupungato, con una superficie aproximada de 175.500 ha. y que será categorizada como Parque Provincial Cordón del Plata. Potrerillos, El Salto, Las Vegas y Vallecitos están incluidas entre las 175.500 hectáreas del Cordón del Plata. La dimensión que quedó delimitada para este área se extiende desde Luján de Cuyo hasta empalmar con el Parque Provincial Tupungato.
 
Dejando Las Vegas y tras unos 30 minutos de manejo por ripio llegamos al Refugio Mausy, a 2900 metros de altura. Allí nos encontramos con Iván y Rodrigo que habían llegado desde Bariloche. Iván es quien está a cargo de la Dirección Integral de la Escuela de Montaña del club hace añares y Rodrigo es su cuñado. Dos fenómenos! Por gente como ellos tenemos uno de los mejores clubes del país. También nos esperaba la dueña del refu, Vane, su hija Viole y la perra Brisa. Vane y Facu se conocían de un expedición al Domuyo hace unos años. Entre amigos, mates diurnos y algún tinto nocturno: comimos, reímos y sobre todo descansamos. La salamandra fue la vedette de la noche que terminó temprano.
 
El domingo 1| de julio, amanecimos cerca de las 9 y poco a poco comenzó a asomarse el sol, que tan al oeste de nuestro territorio tarda más en verse por las mañanas. Dicen que nuestro dormitorio fue un lugar digno de caballeros por la noche. Pocos ronquidos y ningún mal viento. Después de desayunar y pulir la elección de material que íbamos a subir partimos al campamento de Veguitas Superior. Nos separaban unas dos horas de caminata bordeando el arroyo que se forma del deshielo de los grandes picos. Tan solo tres kilómetros y casi 500 metros de desnivel después llegamos al lugar elegido donde montamos las carpas.  Allí donde la tierra es tan dura y rocosa que no hay estacas que valgan y las carpas se fijan a rocas grandes.
 
Tras una caminata para elegir  la ruta por donde íbamos a atacar el valle del col que une los dos cerros, el Stepanek y el Adolfo Calle, hicimos una clásica ceremonia de fuego (raíces duras de especies arbustivas típicas de altura) y mate que ayudaron a resistir la baja temperatura que irrumpía el valle inhóspito y misterioso.
 
La noche fue extremadamente fría y ventosa, con un temperatura de menos 10° C, pero todos amparados en la carpas y provistos de bolsas térmicas preparadas para soportar temperaturas de menos de 20° C.
 
El lunes 2 amanecimos a las 5, teniendo como objetivos el cerro Stepanek a 4200mts de altura. Luego de un frugal desayuno que consistió en té caliente y granola, partimos los 6 hacia el “Apu Stepanek”. Apu es una palabra  Quechua que significa el espíritu vivo de las montañas, por eso hay quienes las reverencian y piden permiso para su tránsito.
 
La ascensión comenzó a las 7. Dos integrantes de la expedición tenían problemas con sus botas dobles, imprescindibles para caminar con los pies secos y llegar a la cumbre. El amanecer fue deslumbrante, nos agarró llegando a la parte superior de la rampa de 50º que nos llevaba con muy poca nieve al valle superior de conexión.
 
Alrededor de las 10:45 llegamos al col, ubicados debajo de los cerros Stepanek y Adolfo Calle.  Reunidos allí, Ivan Bonacalza sugirió atinadamente que por el estado de las botas dobles bajaría junto a Santiago Palma al campamento en Veguitas superior. Los restantes 4, emprendimos el restante trecho de 200mts de desnivel a la cumbre.
 
Tomamos el camino zigzagueante, con una inclinación casi vertical hasta llegar al collado de la antecumbre, Tati Paz se quitó la mochi y subió raudo los pocos metros restantes hasta la cumbre cuya inclinación requeria ya de la buena técnica del escalador. A las 11:20 llegamos a la cumbre. En ese momento, maravillosamente estaba despejado el cielo y se podía apreciar en su magnitud el cordón del Plata. Se divisaba claramente el cerro San Bernardo, el Calle, el Plata, el Vallecitos y la Cordillera de los Andes. La alegría de cada uno se veía en los rostros, por haber tenido la posibilidad de transitar esta cumbre y sentir la inmensidad de esta naturaleza que nos contiene, y de la que somos una pequeñísima parte con una extraordinaria capacidad de asombro.
 
Como dicen los escaladores, la escalada recién termina cuando todos bajan sanos y salvos. Luego de 20 minutos en la cumbre, emprendimos la vuelta y a las 14.30 nos reunimos nuevamente los 6 en el campamento veguitas superior y guardamos las carpas. Descendimos al refugio Mausy  bordeando el arroyo con una nevisca, que a medida que bajábamos se transformó en nevada.
 
Curiosamente, “Apu” había dispuesto que la nube no pasara el valle de veguitas para perdonar nuestros pasos al clima típico del invierno: la nieve. Exhaustos e impelidos por la nevada, al llegar al refugio armamos los bolsos, cargamos el auto y salimos rápidamente hacia la ciudad de Mendoza para luego continuar a C.A.B.A. por la ruta 7. La misión se cumplió. Todos sanos con el regocijo de haber vivenciado la experiencia.
 
@santiapa
@tati_paz_79

Galeria de fotos: 

Su opinión nos interesa