Comenzar a escalar a los 60: la historia de Tensy y Claudio

Hortensia Piñón Arias ("Tensy", para todos los que la conocemos) y Claudio Di Vita comenzaron a escalar en 2019.

Tensy escalando en su viaje por Europa en familia

 
Son los primeros en llegar y, muchas veces, los últimos en irse de la palestra. A diferencia de muchos escaladores del club que practican movimientos a la altura del suelo en el "boulder", a ellos dos les gusta la altura y se la pasan "haciendo cuerda". Sólo se toman un descanso para compartir alguno de sus mates con otros escaladores. 
 
Hortensia Piñón Arias ("Tensy", para todos los que la conocemos) y Claudio Di Vita comenzaron a escalar en 2019. Tras aprobar el curso de seguridad que ofrece el club en mayo, ambos se lanzaron a un viaje por Europa que incluyó tiempo en familia y acción en la roca mediterránea. A partir de ese momento, ambos comenzaron a visitar la palestra del club en la Sede Palermo al menos dos veces por semana. Con el correr de los meses, se convirtieron en la pareja favorita de la "pale", y vencieron los límites que el calendario parecía imponerles a sus 60 años.
 
"Es como que vas logrando logros paulatinos que te dan mucha satisfacción. Hay mucha camaradería, los otros escaladores siempre te dan una mano, te aconsejan. Con la escalada conseguimos un deporte para practicarlo en familia y en especial de viaje lo que es algo maravilloso", nos contó Tensy. Nico, uno de los dos hijos de la pareja, también comparte entrenamiento con sus padres en CUBA, aunque el compromiso y el ritmo de Tensy y Claudio es difícil de seguir hasta por los más aficionados.
 
Feliz de haber comenzado a escalar a esta edad, Claudio no duda en recomendar este deporte a todos: "A aquellos que tienen alguna duda les recomiendo que se acerquen a la palestra a ver y charlar con los participantes de escalada. Y en cuanto a la edad, no existe un limite real, es cuestión de animarse".
 
 
Les compartimos la entrevista completa
 

  • ¿Hace cuánto tiempo son socios de CUBA y qué lugar ocupa el Club en sus vidas?

 
Tensy: Yo vengo a CUBA desde que nací. Mi papá era socio y nos adhirió a toda la familia. De chica, los fines de semana íbamos a pasar el día a Villa de Mayo, Núñez o Palermo. Ví cómo fueron creciendo y transformándose las sedes. Me acuerdo del embarcadero cuando todavía no tenía escollera ni las marinas. Eso era una playita de limo con cantos rodados y vidrios esmerilados yo era chiquita y me encantaba ir en busca de “tesoros”. Ahora en retrospectiva pienso que eso debe haber sido un juncal bastante contaminado con basura depositada por el río. Pero volviendo a la pregunta, el club siempre fue una parte importante de mi vida. Aprendí a jugar al tenis a los 9 en las clases grupales del club. Nos hacían pelotear contra un frontón que estaba en la entrada de Palermo sobre la izquierda. Después retomé a los 15 con clases particulares. El profe me insistía en que jugase con otras chicas del club pero yo era re tímida así que imposible. Igual hacía mucho deporte en el colegio. Jugaba al hockey que me encantaba. Cuando nos casamos, como Claudio era socio seguimos viniendo y trayendo a los chicos. En diferentes épocas venia a gimnasia, acuagym, fuimos también a la Sede Catedral a esquiar y lo que más hacíamos era disfrutar de la pileta en el verano.  
 
Claudio: Yo soy socio desde los 15 años. Durante los primeros años venia al club con varios amigos, sobre todo en verano a la pileta. Luego en distintas épocas jugaba tenis. También concurrimos bastante seguido a Núñez cuando nuestros hijos eran chicos, sobre todo los fines de semana, incluso con mis padres. También concurrimos a la sede de Cerro Catedral a esquiar en alguna ocasión. En una época íbamos a Núñez porque Nicolás estaba haciendo el curso de optimist. En definitiva, durante casi toda mi vida concurrí a una u otra sede de CUBA, nunca perdí la relación con el club.
 
 

  • ¿Por qué se acercaron a la escalada recién ahora y qué desafíos les impone?

 
Tensy: Como dicen los dichos “Más vale tarde que nunca” y “Nunca es tarde cuando la dicha es buena”, en realidad en febrero de este año fuimos a visitar a nuestra hija Maky a Salt Lake City. Ella está viviendo en Estados Unidos desde 2009. Desde hace unos años ella hace escalada deportiva y un día nos llevó al rocódromo donde practica para que experimentemos nosotros. A mi me pareció re divertido. Ese primer día pude subir hasta el tope así que me sentí muy realizada. Al volver a Buenos Aires ví en la revista digital de CUBA que estaba el curso de iniciación a la escalada y el pregunté a Claudio y a Nico si les interesaba hacerlo y así es cómo nos tienen acá. Qué desafíos me impone la escalada? Infinidades. Pero a mi edad me lo tomo con calma haciendo lo que se puede. Disfrutando. En todo caso el desafío es progresar e ir venciéndome a mi misma.
 
Claudio: Como comentÓ Hortensia, la primera experiencia fue en Salt Lake City con Macarena (nuestra segunda hija) a principios de este año, aunque en mi caso fue bastante duro porque no pude subir más de 3 metros, ya que tengo vértigo. Luego de esto vimos el aviso del curso en CUBA y nos decidimos a probar suerte. El curso fue muy interesante y además me obligó a lograr controlar el tema del vértigo, hasta llegar a este momento en el cual ya casi no me molesta más. La otra cuestión fue el bastante malo estado físico que tenia (o tengo..) el cual me complicó un poco pero ahora de a poco va mejorando. El desafío es tratar de mejorar y aprender todo lo posible.
 
 

  • ¿Qué opina su familia de que escalen?

 
Tensy: Maky está feliz porque ella es como que nos sembró la semilla. Además nos regaló un montón de ítems de escalada, arneses, anteojos, bolsas de magnesio, mosquetones, placa, etc. Marina, nuestra hija que vive en Mercedes, está asombrada y Nico que viene con nosotros nos gasta, jaja no se da cuenta que es 30 años más joven.
 
Claudio: Algunos familiares y amigos se sorprendieron un poco al principio. Mi mamá me dice que me cuide. Y lo más lindo es poder compartir esta actividad con mi esposa y dos de mis hijos, algo que es muy difícil de explicar.
 
 

  • ¿Qué es lo que más disfrutan de escalar? ¿Qué cosas les da la escalada que otros deportes no?

 
Tensy: Este es un deporte que si bien se puede participar de competencias (yo ni me lo cuestiono) en realidad uno compite contra uno mismo. Es como que vas logrando logros paulatinos que te dan mucha satisfacción. Hay mucha camaradería, los otros escaladores siempre te dan una mano, te aconsejan. Con la escalada conseguimos un deporte para practicarlo en familia y en especial de viaje lo que es algo maravilloso.
 
Claudio: El ambiente de camaradería es algo que se disfruta permanentemente, todos están siempre dispuestos a dar una mano o un consejo y desde el primer momento me sentí muy a gusto con todas las personas que lo integran, ya sean profesores, escaladores o compañeros de curso. Un grupo humano de primer nivel.
 
 

  • ¿Cómo mantienen esa constancia y esa sonrisa en todo momento cuando están en "la Pale"?

 
Tensy: Para hacer un deporte tenés que disfrutarlo y realmente disfrutamos mucho la escalada. Así que tratamos de llevar esa buena onda a la Pale. Además todos los escaladores del club nos parecieron gente re macanuda. La constancia nos la vamos impulsando entre los tres. Uno empieza, Vamos? Otro: Vamos! El ultimo: VAMOS!! Jaja
 
Claudio: Al disfrutar todas las facetas de la actividad es muy fácil estar contento, y desde ya el grupo de personas es la clave de la cuestión.
 
 

  • ¿Dónde escalaron y cuánto les ayudó el curso de CUBA y la práctica continua?

 
Tensy: Nosotros hicimos el curso en mayo y rendimos el examen el 12 de junio y el 16 viajamos a España donde nos encontramos con Maky para ir a Sicilia. Ella tiene un matrimonio amigo de catalanes que son escaladores. Nos llevaron después de almorzar ese primer día a Barrabes (una tienda de deportes especializada en escalada) donde completamos todos nuestros equipos (todavía nos faltan los cascos) y Maky se compró una guía de vías de escalada en Sicilia (fue fundamental). Así que nuestro viaje que había sido pensado en un principio en turístico se convirtió en un viaje de escalada :).
 
Escalamos en San Vito Lo Capo junto al mar, en Taormina (lido Spisone) bouldering en la playa, en Ortigia nos adentramos en la campiña siguiendo las indicaciones de la guía y el Maps.me, fue toda una aventura llegar, con caminos cortados con carteles de propiedad privada. Por suerte teníamos alquilada una 4x4 para el “campo traviesa”, del camino había que descender por una huella en la montaña hasta el pie de vía, pero al fin lo logramos!! En Palermo en la bahía de Mondelo cerca del mar. Al volver a Barcelona fuimos a escalar con el matrimonio amigo de Maky, nosotros tres y mi sobrina que vive en Barcelona y también escala. Nos llevaron a Vallirana, ya la aproximación de 30’ hasta las vías fue una “escalada” para Claudio y para mi, una pendiente impresionante, llegamos con la lengua afuera jaja. Maky se volvió al día siguiente a Estados Unidos y nosotros tres rumbeamos a Andalucía. En la ida desde Sevilla a Marbella por Ronda nos fijamos dónde podíamos escalar en otra guía de escalada que compramos y nos desviamos del trayecto. ¿Por qué no? Nos fuimos para Benaoján al mediodía bajo un sol abrasador (los puristas te dirán que no se hace pero nosotros… oídos sordos). Cuando uno llega a la reunión y se toma unos minutos para observar el imponente paisaje a los pies, uno se queda sin palabras, impresionante!! En la Cala de Mijas estuvimos 4 días antes de emprender el regreso. Tres días fuimos al pueblo de Mijas (20km arriba de la montaña) a escalar en una cueva parte a cielo abierto con paredes altas pegada al establo de burros. Todo muy pintoresco!!! 
 
El curso de CUBA nos ayudó un montón evidentemente porque antes no sabíamos nada y el tema seguridad es fundamental. Sobre la marcha nos tuvimos que hacer duchos en el manejo del “gri gri” y del “connect adjust” (que no lo habíamos visto antes) en lugar del uso de la placa y de la margarita respectivamente. 
 
La maestra ciruela Maky nos retaba porque algunas cosas en Estados Unidos las hacen de manera diferente de que como habíamos aprendido, y esta convivencia, ella tratando de pasar la cuerda por el express y el belayer (Nico o Claudio) que no le daban suficiente longitud (le echaban la culpa al nuevo grigri) no fue NADA fácil!! Jaja pero bueno quedaron como anécdotas. La verdad: el mejor viaje que hicimos!! Lejos .
 
Sí, la práctica continúa!! 
 
Claudio: En cuanto a los lugares creo que Hortensia ya contó todo. El curso de CUBA fue muy útil para poder hacer las primeras experiencias en roca. Sin estos conocimientos no hubiésemos podido. 
 
 

  • ¿A quienes le recomendarían este deporte y a quienes no?

 
Tensy: Yo se los recomendaría a todos! Por lo menos que prueben.
 
Claudio: Yo también se lo recomiendo a todo el mundo. Para gente “grande” creo que la cuestión es comenzar con paciencia y un poco de perseverancia.
 
 

  • ¿Y qué le dirían a quienes no se animan todavía?

 
Tensy: Cuando estábamos haciendo el curso en un momento el profe Rodo nos mandó a subir de "tope" y quitar el descuelgue. Él estaba en un costado de la palestra donde se hace Boulder. Al rato me ve y me pregunta sorprendido: ¿Ya lo hiciste? Le contesté que si y me dijo: “Y eso que dudaron en aceptarte cuando se inscribieron”. Jaja, no me tenían fe.
 
Yo aprovecho para invitar a todos los del club (chicos, jóvenes, grandes) que no pierdan esta increíble experiencia que es escalar. Los viejitos no podremos seguirle el paso a los más jóvenes pero eso no es ningún impedimento, total no vamos a anotarnos a ninguna competencia (todavía).
 
Claudio: Gracias por la posibilidad de compartir nuestras experiencias. A aquellos que tienen alguna duda les recomiendo que se acerquen a la palestra a ver y charlar con los participantes de escalada. Y en cuanto a la edad, no existe un límite real, es cuestión de animarse.
 
 

Galeria de fotos: 
Etiquetas: 

Su opinión nos interesa

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
13 + 3 =