El festejo del siglo. Crónica de una fiesta anunciada.

Fátima celebró el centenario el pasado sábado 3 de noviembre. Un festejo a pura música y diversión para toda la familia.

15:30        -     Prueba de sonido:. OK

                 -      Inflables y juegos: OK

                 -      Kermese: OK

                 -      Photooportunity y disfraces: OK

                 -      Bandas musicales: ok

                 -      Foodtrucks: OK

 

15:45         - Voluntarios: OK

 

16:00         - Todo listo. La fiesta puede comenzar! Y así fue.

 

Cada detalle fue pensado, organizado todo al milímetro para que todos los socios pudieran disfutar del tan esperado y promocionado Festejo del Siglo en CUBA Fátima. La fiesta por el centenario de la sede, estaba listo para empezar.

 

De a poco y tímidamente se fueron acercando primero los más chicos, tentados por los juegos y la música. Detrás de ellos, sus padres, tíos, abuelos. La familia cubana se hizo presente en el driving de la cancha de golf para disfrutar, divertirse, encontrarse con amigos y compartir la alegría de estar festejando todos juntos los 100 años del club.

 

El primer acorde sonó. Paco Elizalde, Tomás Vasallo y Agustín Lavarello con Genus abrieron el escenario y le pusieron música a la fiesta. El público parado frente al escenario, sentados en el pasto e incluso los que se llevaron su sillita, disfrutaron del recital. Un escenario donde los socios que se animaron, pudieron mostrar y compartir su arte con todos. Después fue el turno de Arrecife con José Armendáriz y finalmente de Sofía Moradini que cautivó e hizo bailar y cantar a todos con su banda Entonados. 

 

Mientras tanto otros se animaban a sacarse fotos vistiéndose de indios o de cowboys, subiéndose a un carro o sentándose en los fardos recreando una imagen del Far West. Hay registros memorables de quienes lo hicieron.

 

Los juegos y la kermese estallaban de chicos queriendo divertirse y no perderse subirse al toro, saltar las agujas del reloj, sortear las bolas del laberinto o escalar la gran montaña inflable que dejó a más de un voluntario con dolor de cintura.

 

Los voluntarios, un capítulo a parte. Más de 80 consocios organizados por horarios que generosamente y con la mejor de las ondas ayudaron a que la fiesta sea un éxito donando su tiempo, su energía para cuidar y organizar los juegos para que todos pudieran disfrutarlos. Sin dejar de mencionar y destacar a los profes y al personal de la sede que día a día comparten las actividades con las familias.  

 

Y de repente se hicieron las 20. El sol escondiéndose dándole paso a las luces del escenario. Llegaba el turno de Sobredosis de Soda, la banda tributo a Soda Stereo, el gran momento del día y el cierre del festejo. Todos, hasta los más jóvenes cantaron sus canciones y todavía quedan vibrando en el driving los acordes y los coros de Persiana Americana.

 

Terminó la fiesta, sólo quedaban algunos pocos sacándose fotos con los reflejos del escenario. Las luces se iban apagando poco a poco, los inflables ya sin niños, los foodtrucks vendiendo lo último que les quedaba. 

Las familias volvían a sus casas habiendo compartido una tarde y noche donde la camaradería y el mismo sentimiento de amor al club fue compartido por todos, donde se pudo vivir y sentir la Fiesta del Siglo, donde el latido fue el mismo para todos, donde se pudo sentir a flor de piel  “CUBA un siglo de amistad, deporte y valores”.

 

 

Galeria de fotos: 

Su opinión nos interesa

5 + 6 =